jueves, 29 de julio de 2010

Métodos de entrenamiento del fútbol, tactica, tecnica y calentamiento

El fútbol es un juego complejo y exigente que requiere de un entrenamiento
sofisticado. Los jugadores deben contar con un buen
estado físico aeróbico, velocidad, fuerza, habilidad con la pelota,
entendimiento táctico y conocimiento de las estrategias básicas del
fútbol. Para crear un programa de entrenamiento que aborde las
múltiples exigencias del juego, debe familiarizarse con los diferentes
métodos de entrenamiento para el deporte del fútbol. Tales
métodos caen dentro de tres categorías generales: entrenamiento
del estado físico, desarrollo de la técnica, y tácticas y estrategias. Éste
y los dos capítulos siguientes tratan estas extensas áreas de entrenamiento
del fútbol.

Cómo entender los métodos de entrenamiento del futbol


La cantidad de tiempo que puede dedicarle al entrenamiento de sus atletas es valioso.
Su programa de entrenamiento debe incluir acondicionamiento físico, desarrollo de
la técnica, e instrucciones tácticas para las diferentes posiciones de los jugadores.
Para poder obtener el máximo beneficio del tiempo que pasa en el campo de juego con sus atletas, debe combinar los diferentes métodos del entrenamiento. En el lenguaje del fútbol, a este método se lo conoce como entrenamiento económico.
Nota: Muchos entrenadores de fútbol se refieren al término métodos de entrenamiento
como métodos para desarrollarse como entrenador. Mientras que este último término
es, desde luego, aceptable, creemos que el término métodos de entrenamiento es una
descripción más adecuada. Métodos de entrenamiento describe las actividades que
los atletas y entrenadores realizan para entrenarse en el fútbol. En realidad, el término “métodos para desarrollarse como entrenador” se refiere a las distintas maneras en las que el entrenador se comunica y enseña el juego del fútbol a sus atletas.

ENTRENAMIENTO FÍSICO
El entrenamiento físico puede dividirse en cuatro categorías: acondicionamiento general(acondicionamiento aeróbico), acondicionamiento específico (acondicionamiento
anaeróbico), entrenamiento en velocidad, y entrenamiento en fuerza y potencia.
Cualquier buen programa de entrenamiento del fútbol incorporará estas cuatro clases
de entrenamiento.

Resistencia general

La resistencia general se establece mediante el ejercicio aeróbico. El acondicionamiento aeróbico es una actividad de baja intensidad que aumenta el ritmo cardíaco, y al mismo tiempo permite que el cuerpo satisfaga sus necesidades de oxígeno.

Acondicionamiento específico
Un estado físico determinado se desarrolla mediante el entrenamiento que simula
las exigencias físicas de la competición, mediante la combinación del entrenamiento
aeróbico y anaeróbico. Durante el ejercicio anaeróbico, el cuerpo es incapaz de recuperar suficiente oxígeno para satisfacer los requerimientos de energía. El acondicionamiento específico entrena al atleta para desempeñarse en la competición.

Velocidad
La velocidad puede definirse de varias maneras diferentes. Varias clases de velocidad
se demuestran en el juego del fútbol. Existen tres clases diferentes de velocidad en el fútbol: velocidad de carrera corta (sprint), agilidad y velocidad técnica.
• La velocidad de sprint (velocidad pura) es la capacidad de correr con rapidez en
distancias relativamente cortas. En gran parte, la velocidad de sprint se encuentra
genéticamente determinada, aunque el entrenamiento de sprint resulta, a menudo,
en grandes mejoras en velocidad.
• La agilidad es la capacidad de dar un rápido primer paso, cambiar de dirección, o
ser explosivo con o sin la pelota.
• La velocidad técnica es la combinación de la velocidad física con la habilidad para
jugar al fútbol. Es la velocidad con la que un jugador puede controlar la pelota,
tomar decisiones y crear oportunidades ofensivas. Los jugadores que tienen buena
velocidad técnica son capaces de alcanzar las pelotas enviadas a alturas, ángulos y
velocidades diferentes.

Fuerza y potencia
La fuerza y la potencia, a menudo, marcan la diferencia cuando se trata de ganar un
mano a mano con un adversario, ganar pelotas en el aire, o anotar un gol. Además,
lo que es más importante aún, la fuerza muscular equilibrada optimiza el desempeño
y previene lesiones. La fuerza y la potencia pueden desarrollarse mediante el entrenamiento con pesas, la calistenia, los ejercicios pliométricos, y la carrera.

ENTRENAMIENTO TÉCNICO
El desarrollo de la técnica del fútbol requiere de una extraordinaria cantidad de práctica.
Los jugadores deben aprender a driblar velozmente con el balón, realizar pases con
exactitud, patear con fuerza y precisión, y cabecear el balón eficazmente. Al desarrollar la técnica, es importante que los jugadores encuentren la variedad de condiciones y las limitaciones de tiempo y espacio que se ven en el fútbol. Los ejercicios que se centran en la técnica pueden dividirse en tres categorías: ejercicios fundamentales, ejercicios relacionados con los partidos, y ejercicios bajo las mismas condiciones de los partidos.

Ejercicios fundamentales

Los ejercicios fundamentales constituyen las técnicas más básicas. Se realizan con movimiento limitado y sin presión por parte del defensor.
Los ejercicios fundamentales se utilizan a menudo para enseñar una nueva técnica.
Enseñe mediante el método de todo-parte-todo. Cuando enseñe una nueva técnica,
primero haga la demostración completa de la técnica. Esto les permite a los atletas
crear una imagen visual precisa de lo que están tratando de lograr. Luego, divida la
técnica en partes componentes. Utilice ejercicios para enseñar los componentes de la
técnica. Cuando sus atletas dominen estos ejercicios lo suficiente, hágales integrar los diferentes componentes del ejercicio en una representación completa de la técnica.

Ejercicios relacionados con los partidos

Introduzca ejercicios relacionados con los partidos una vez que los jugadores hayan desarrollado una aptitud para los ejercicios. Limite a sus jugadores a un área determinada y ubíquelos con una oposición de defensa pasiva. Enséñeles a los jugadores a correr para crear buenos ángulos desde donde efectuar y recibir pases.

Situación de los partidos

Los ejercicios que asemejan la situación de los partidos les permiten a los jugadores
practicar una técnica bajo presión total por parte de un oponente. Simule las situaciones de los partidos asignándoles a los jugadores un arco para atacar y un arco para defender.

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

La estrategia consiste en un plan para alcanzar metas. Muy a menudo, la estrategia se
refiere a un plan ideado para un partido. En otras palabras ¿cómo planea ganar? Por
otro lado, la táctica es la herramienta mediante la cual la estrategia se lleva a cabo. Las tácticas y estrategias de un partido se ven afectadas por las fortalezas y debilidades de su equipo, por las fortalezas y debilidades del adversario, por las condiciones climáticas y por las condiciones del campo de juego.
Existen tres niveles en los que se aplican las tácticas: individual, grupal y del equipo.

Tácticas individuales: 1-contra-1
La enseñanza de las tácticas individuales está pensada para desarrollar la capacidad de ataque o de defensa de un jugador cuando debe enfrentarse a una situación de uno
contra uno.
Tácticas grupales: de 2-contra-1 hasta 5-contra-5
Los principios fundamentales del juego, la base de la estrategia, se aplican cuando se trabaja en tácticas grupales. Los escenarios de tácticas grupales enseñan a los jugadores qué hacer cuando juegan en grupos alrededor de el balón. Los jugadores deben aprender a pasar rápidamente del ataque a la defensa, y de la defensa al ataque, y a su vez proveer buen apoyo ofensivo y defensivo al equipo.
Tácticas del Equipo: de 6-contra-4 hasta 11-contra-11
Cuando enseñe tácticas del equipo, concéntrese tanto en las actuaciones individuales
como en la combinación del juego. Los jugadores deben aprender las responsabilidades
de las posiciones en las que juegan, y los cambios de roles cuando el balón se encuentra en cada tercio del terreno. Entrene a sus jugadores para que siempre estén atentos al movimiento de el balón, y para que sepan donde se encuentran sus compañeros de equipo y sus adversarios. Si limita el campo del jugador durante los ejercicios de tácticas del equipo, lo ayudará a aislar áreas específicas en las que necesitan mejorar.

Calentamiento, movilidad y flexibilidad

Muchos entrenadores y jugadores de fútbol no le prestan suficiente atención a los
procesos de calentamiento, enfriamiento y entrenamiento para aumentar la flexibilidad.
Los jugadores y entrenadores por igual a menudo no abordan estos elementos de
entrenamiento con responsabilidad o de manera sistemática. Al ignorar estos elementos, sus atletas quedan predispuestos a sufrir lesiones, y se ve reducida su efectividad en el entrenamiento y en la competición.
El proceso de calentamiento incluye porciones generales y específicas. El calentamiento general consiste en trotar o correr sin exigencia (con o sin el balón), y en elongar. Comience con una actividad poco exigente e incremente la intensidad poco a poco. La segunda parte del calentamiento debería ser específica del fútbol. Haga que corran con el balón sin oposición, giren, amaguen, cambien de dirección, realicen malabares y también haga que realicen una liviana elongación y ejercicios de movilidad. Luego avance con actividades en pareja tales como realizar pases, quitarse el balón, cabecear, proteger el balón, ejercicios ligeros uno-en-uno. Los jugadores deberían comenzar a manejar el balón con soltura. Una vez que sus jugadores hayan comenzado a sudar y estén flojos,
comience con los ejercicios grupales donde se mantienen alejados tales como los de 5-
contra-2. La última parte del calentamiento debería incluir al equipo en su totalidad en ejercicios de simulación de partidos, tales como 5-contra-5 con arqueros.
Tenga en cuenta al clima cuando realice calentamiento en prácticas o para un partido.
Cuando esté fresco o durante los partidos nocturnos, los jugadores deberían usar trajes de calentamiento o camisetas y pantalones deportivos. La vestimenta extra ayuda a los jugadores a entrar en calor más rápidamente y los mantiene abrigados mientras no están jugando. Recuerde que la temperatura del cuerpo se normaliza luego de 15 minutos de detenida la actividad. Asegúrese de incluir por lo menos cinco minutos de calentamiento durante el entretiempo de los partidos. Un calentamiento corto les permitirá a sus jugadores comenzar el segundo tiempo listos para jugar, además de disminuir el riesgo de sufrir una lesión.
El calentamiento debería preparar a sus atletas para jugar tanto psicológica como
físicamente. Una rutina de calentamiento que les resulte conocida, estructurada y
divertida ayuda a los atletas a concentrarse en la próxima tarea. Una rutina completa, que incluya ejercicios de equipo, les hace saber a los atletas que están listos para jugar mientras les otorga confianza y concentración. El componente de equipo del calentamiento no debería ser ignorado. El fútbol es un juego de equipo. Un calentamiento que incorpora ejercicios de equipo ayuda a crear la sinergia técnica y psicológica que conduce al buen juego en equipo.
El calentamiento del equipo debería finalizar con algunos minutos de descanso, para
que sus jugadores se concentren nuevamente, y con trabajo individual con el balón.
Luego de un par de minutos, sus atletas deberían estar listos para entrenar y jugar arduamente.