martes, 30 de noviembre de 2010

Interpretación de los resultados de los tests


Una parte integral de cualquier programa de control es interpretar los resultados de los tests y aplicar el feedback directo a cada jugador. En la siguiente sección se describirán algunas recomendaciones para analizar, interpretar y presentar los resultados de los tests. Análisis de
datos. Los resultados de los tests deben ser procesados y analizados
rápidamente para que pueda aplicarse el feedback a los jugadores, a ser posible sobre una base individual. Desde un punto de vista pedagógico no es aconsejable la ordenación de los resultados de los tests. Los métodos alternativos consisten en expresar un resultado como un cambio porcentual desde una prueba anterior o el porcentaje alcanzado de una meta individual.
Hay muchos tests que implican ensayos múltiples, p.ej. una prueba de esprint, donde el resultado registrado del test puede ser el mejor tiempo o la media de los dos o tres mejores ensayos. No hay una regla
única que abarque todas las posibilidades, pero es importante ser estable. También debe advertirse que un resultado en un test aparece a veces en diferentes unidades de medida, p.ej. explicar el efecto del peso del cuerpo.
Puntuaciones medias y valores recomendados. No siempre es
buena idea comparar los resultados del test con los valores
“recomendados” o con las puntuaciones medias registradas de grupos
seleccionados de jugadores, pues diferentes condiciones y procedimientos del control pueden afectar mucho el resultado del test. Por ejemplo, la duración de un esprint de 15 metros puede estar influida por la superficie de la carrera, el equipo de cronometraje, el método utilizado para empezar el esprint, las condiciones ambientales, etc. Es más importante que el entrenador sea capaz de interpretar cada resultado del test del jugador en relación directa a cómo afecta al rendimiento general del fútbol.
Diferencias individuales. Los jugadores responderán de forma
diferente al mismo programa de entrenamiento debido a variables como la herencia, el estado actual del entrenamiento y la motivación. Sin embargo, debe buscarse una explicación plausible para los jugadores que fracasan en mostrar el progreso esperado después de un período de tiempo establecido. Además, deben individualizarse los rendimientos “objetivos” para un test concreto.