viernes, 4 de noviembre de 2011

Guardiola-Bielsa: El reencuentro


Poco antes de asumir la dirección deportiva del Barça B en el verano de 2007, Pep Guardiola viajó a Argentina para entrevistarse con media docena de técnicos y empaparse de su metodología de trabajo. Uno de ellos fue Marcelo Bielsa, con quien compartió asado en su casa de campo de las afueras de Rosario y una charla de más de 11 horas en presencia del escritor y cineasta David Trueba. El de Santpedor se dio cuenta de inmediato de que tenían mucho en común y seleccionó un buen puñado de consejos y actitudes a los que ha ido recurriendo en estas últimas cuatro temporadas. Este primer domingo de noviembre de 2011, el destino les reunirá en San Mamés en partido de Liga, con Pep convertido ya en el mejor técnico contemporáneo. Las vueltas que da la vida.

Aquella larga conversación fue muy intensa. Bielsa, al que apodan 'El loco', le llegó a preguntar que si tanto le gustaba "la sangre" para volver al fútbol a entrenar después de colgar las botas. Según desveló Trueba, Pep le contestó: "Necesito esa sangre". Descubrieron que les unía un mismo punto de partida, aquel Ajax de Van Gaal de 1995 campeón de Europa y de la Intercontinental. Hubo discusiones acaloradas, claro, análisis por líneas y consultas informáticas para visionar partidos y jugadores. El técnico cayó en la cuenta entonces de que dialogaba con un entrenador compulsivo, entregado a su oficio y cuya idea del fútbol era una permanente obsesión por jugar al ataque. Y eso le gustaba, sus ideas eran muy parecidas. Posesión del balón, orden táctico, disciplina, juego de apoyo, presión, mucha presión y toque rápido del balón. La suerte de Pep es que ha encontrado en el Barça a los jugadores ideales que mejor ponen en práctica esta filosofía.

De Bielsa importó su decisión de no conceder entrevistas. El argentino le esgrimió lo que considera un injusto trato entre "un periodista líder y un pequeño reportero de provincias". ¿Cuál es el criterio para elegir? "Mipropio interés y eso es ventajismo", le argumentó. Palabras que calaron en Pep, que ha huido hasta ahora de someterse a entrevistas personalizadas. El catalán confesó tiempo después y públicamente que "para mí fue un honor que me recibiera en su casa" y que le abriera el cofre de su sabiduría.

La relación entre ellos continuó intercambiando correos electrónicos y llamadas teléfonicas. La distancia y sus obligaciones deportivas enfriaron los contactos hasta hace algunos meses, antes de que el candidato a la presidencia del Athletic Josu Urrutia anunciara que Bielsa era su prioridad para el banquillo vasco. Fue a instancias de Pep y para consultarle por Alexis Sánchez. Cuando supo de su fichaje opinó de forma rotunda: "Es el entrenador perfecto para el Athletic". Lo dijo convencido de que es un técnico capaz de sacar rendimiento a la cantera rojiblanca. Un técnico generoso y, esencialmente, valiente. De los pocos capaces de rechazar una oferta millonaria del Inter por haber entregado su palabra. El duelo de banquillos será una atracción.


FUENTE: mundodeportivo.com